Conoce la versión Beta de nuestro Sitio
Instituto Nacional de Estadística y Geografía
Inicio  |  Contacto    |  Síguenos:          
 Inicio >  Estadística >  Censos agropecuarios
Censos agropecuarios


 Introducción

 Generalidades

 Importancia

 Antecedentes

 Periodicidad

 Proceso general

Censo agropecuario y ejidal Ver todo
Presentación
Introducción
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta un panorama general de los Censos Agropecuarios en México y su evolución a partir del primer censo realizado en 1930 hasta el más reciente, llevado a cabo en el año 2007.

A través de casi nueve décadas de captación de información asociada al sector agropecuario y forestal los censos han generado datos sobre las características generales de las unidades censales, tales como la superficie, tenencia de la tierra, producción, grado de mecanización, existencias de ganado y mano de obra, entre otras variables.

Asimismo y de manera más específica, en el ámbito de la propiedad social se ha dado a conocer a través del censo ejidal, la situación prevaleciente en torno al número de ejidos y comunidades, así como de ejidatarios y comuneros, superficies total, parcelada, no parcelada y de uso común, la infraestructura con que cuentan los ejidos y comunidades, la actividad principal y forma de organización de los ejidatarios, entre otras variables.
Generalidades

Bajo la denominación de Censo Agropecuario se realizan cada diez años en nuestro país dos Censos:

  • Censo Agrícola, Ganadero y Forestal
  • Censo Ejidal
Actualmente es responsabilidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) diseñar y desarrollar estos dos Censos, de acuerdo a los siguientes lineamientos conceptuales básicos:
  • La comparabilidad de la información en el tiempo y en el espacio.
  • La adecuación conceptual, de acuerdo con las necesidades de la información que el desarrollo social y económico imponga.
  • La comparabilidad internacional de la información que resulte de los censos mexicanos, atendiendo fundamentalmente a su periodicidad, con relación a la de otros países.
Importancia
El Censo Agrícola, Ganadero y Forestal es una fuente de información estadística básica que permite conocer la estructura productiva de las unidades de producción y contribuye en la toma de decisiones, al presentar datos con diferentes niveles de desagregación geográfica.

Asimismo, la información que proporciona el Censo es importante para la adopción de decisiones que posibiliten llevar a cabo la planeación del desarrollo sectorial y la determinación de políticas, planes y programas vinculados al medio rural, en el ámbito de las acciones propias de los tres órdenes de gobierno También constituye una herramienta clave para evaluar los resultados de la implementación de políticas públicas y programas en apoyo al desarrollo del sector.

En concordancia con lo anterior, los programas de apoyo a los productores agropecuarios y el fomento a la producción sectorial requieren, para ser efectivos, de un diagnóstico previo que sólo es posible obtener si se dispone de información actualizada, suficiente, ampliamente detallada y de gran cobertura que un proyecto como el Censo puede ofrecer.

La información censal obtenida permite a la vez realizar investigaciones relacionadas con la estructura productiva del sector con un mayor nivel de detalle; facilitar la comparabilidad de la información a nivel internacional y entre diversas regiones del país; así como aprovechar la infraestructura estadística de este tipo de ejercicios estadísticos para el desarrollo de futuros proyectos.
Antecedentes
Si bien es cierto que durante la Época Prehispánica, la Colonia y después en el México Independiente se efectuaron en el país numerosos recuentos de población; también es cierto que simultáneamente se realizaron actividades tendientes a cuantificar la producción agrícola e industrial de cada región y así obtener elementos para determinar las políticas de tributación.

Posteriormente, en 1902, se hizo un recuento del número de cabezas de las diversas clases de ganado y tiempo después se recabó información de la producción agrícola, apareciendo publicados estos datos en 1907, en los Anuarios de Peñafiel.

Durante el periodo comprendido de 1908 a 1924 se efectuaron diversas estimaciones sobre la producción agrícola del país, y en 1926 el Departamento de Economía Agrícola, conjuntamente con la Dirección de Ganadería de la entonces Secretaría de Fomento, realizaron un censo ganadero.

En 1930 se levantó el primer Censo Agrícola-Ganadero y en 1935 el primer Censo Ejidal, y a partir de 1940 se levantan de manera conjunta, a excepción de 2001 en que se levantó solamente el Censo Ejidal.

Entre los principales aspectos que muestran la evolución de este proyecto desde su implantación, pueden mencionarse los siguientes:

Entre 1930 y 1940 el Censo Agropecuario había seguido una estrategia de levantamiento muy diferente a la actual, se citaba a los responsables de las unidades privadas para que aportaran la información requerida y la de los ejidatarios era proporcionada por los presidentes de los comisariados ejidales.

En el Censo de 1950 y hasta 1981 se combina este método con el de visita, en algunos casos, a los responsables de las unidades de producción, y fue durante el Censo Agropecuario de 1991 cuando, con base en la implementación de un gran operativo, se llegó a todos los responsables de las unidades de producción en su propio domicilio. En este último censo, además, se utilizó material cartográfico diverso y directorios de productores, actualizados previamente al levantamiento, lo cual contribuyó significativamente a la consecución de los objetivos en cuanto a cobertura se refiere.

La unidad censal definida hasta 1960 como "predio" o "explotación", se había mantenido sin cambios sustanciales, pero ante la necesidad de tener una conceptualización más acorde con el cambio estructural del sector, en 1981 se determinó establecer como unidad censal a la "unidad de producción rural" y a su modalidad en zonas urbanas como "unidad de producción urbana" y, en su caso, "viviendas con actividad agropecuaria". Estas últimas, levantadas anteriormente por los Censos de Población y Vivienda, se constituyeron a partir de ese año en objeto de levantamiento del Censo Agropecuario. Asimismo en este Censo de 1981 se decidió cambiar el año de levantamiento que anteriormente se hacía en los terminados en cero, por lo años terminados en uno, con el propósito, principalmente, de evitar el traslape en el procesamiento de la información con el Censo de Población y Vivienda que se realiza en los años terminados en cero.

La utilización de nuevas tecnologías en el censo de 1991, permitió ofrecer al usuario información oportuna, y de calidad, con un desglose geográfico sin precedentes en los censos agropecuarios, ya que fue posible obtener información a nivel de áreas menores al municipio, las Áreas Geoestadísticas Básicas (AGEB), lo cual permite realizar análisis detallados y hace posible la comparabilidad de la información con distintas fuentes, teniendo como restricciones sólo las impuestas por la Ley de Información Estadística y Geográfica, que en su Artículo 38, segundo párrafo establece: "Cuando se deba divulgar la información estadística, ésta no podrá referirse, en ningún caso, a datos relacionados con menos de tres unidades de observación y deberá estar integrada de tal manera, que se preserve el anonimato de los informantes".

Para el VIII Censo Ejidal 2001 se captó información a nivel de propiedad social, incluyendo a todos los ejidos y comunidades agrarias del país.

El más recientemente levantado es el Censo Agropecuario 2007, que comprende dos proyectos asociados, pero independientes: el VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal; y el IX Censo Ejidal. Cabe mencionar que el VIII Censo Agrícola, Ganadero y Forestal no fue posible llevarlo a cabo en el año 2001 por cuestiones de déficit presupuestal, por lo que sólo se realizó en ese año el VIII Censo Ejidal.
Importancia
Decenal, en los años terminados en uno.

Cabe aclarar que por primera ocasión el Censo Agropecuario realizado en 2007 sufre un desfase en la periodicidad mantenida hasta 1991, por razones de índole presupuestal.
Proceso general

Planeación y revisión de antecedentes

Con suficiente anticipación se concreta un plan general de actividades que permite una aproximación de la magnitud del proyecto; asimismo, se lleva a cabo una revisión de experiencias censales anteriores y de las recomendaciones internacionales en la materia.

Diseño conceptual y prueba de esquemas e instrumentos

El diseño conceptual y de esquemas organizacionales, así como de materiales de apoyo y sistemas de tratamiento y procesamiento, constituye una intensa y minuciosa labor de prueba y ajuste, con el fin de adoptar las opciones más eficaces. La consulta a expertos nacionales e internacionales constituye un aspecto importante en este sentido.

Preparación y actualización de la cartografía

Por la importancia de los materiales cartográficos en la planeación y ejecución de los operativos de campo, tanto previos al levantamiento como durante el mismo, se considera como proyecto especial de apoyo, que comprende la preparación y actualización de planos y croquis sobre diferentes niveles geográficos, que requiere una estructura especializada con recursos técnicos avanzados.

Conteos previos

Los censos requieren, para fines de una planeación detallada del levantamiento, referencias actualizadas sobre la magnitud y distribución geográfica de los universos de estudio, para lo cual se efectúan conteos previos de dichos universos.

Comunicación

A fin de informar y motivar a la población sobre la importancia nacional del censo en turno, y así propiciar su mejor colaboración, se desarrollan intensas campañas de sensibilización y concertación con organismos e instituciones, cubriéndose una amplia gama de formas y medios publicitarios en la transmisión del mensaje censal.

Planeación detallada

Con los materiales cartográficos actualizados y los resultados de los conteos previos, se lleva a cabo una cuantificación precisa del personal y de los recursos materiales y financieros requeridos para el levantamiento censal y actividades directamente relacionadas, considerando la asignación de cargas de trabajo por área geográfica y los tramos de control definidos en la estructura para el operativo de campo.

Capacitación

La instrucción y entrenamiento al personal de la estructura operativa, implica el funcionamiento de un área especial que diseña e implementa la diversidad de cursos requeridos para un eficiente desempeño de dicho personal. La magnitud y complejidad de esta tarea son considerables, en virtud de la gran cantidad de participantes en el levantamiento.

Levantamiento censal

La captación de información de todo el país en un breve lapso, constituye una enorme y simultánea movilización de personal a lo largo del territorio nacional, que exige una eficiente y versátil organización que dé respuesta rápida a problemas imprevistos. Por lo general se hacen necesarios operativos especiales para subuniversos, cuyas características exigen distintas modalidades de captación.

Procesamiento y validación

Uno de los aspectos más relevantes de la etapa de procesamiento, se refiere a los controles automáticos y manuales durante las fases del proceso, con el fin de detectar y resolver oportunamente cualquier tipo de problema derivado del sistema o los programas, así como para depurar exhaustivamente los datos recabados.

Las fases genéricas que comprende esta etapa son: control y verificación de cuestionarios; captura de los datos, codificación, análisis de congruencia y validación; y explotación de los archivos definitivos.

El desarrollo de actividades censales bajo un esquema descentralizado y el empleo de equipo de cómputo avanzado, contribuyen a elevar la eficiencia de los procesos en términos de calidad y oportunidad de la información.

Difusión

La presentación de los resultados se orienta a satisfacer de la mejor forma posible la diversidad de requerimientos de información. Así como también se planea la estrategia para atender requerimientos urgentes, se inicia la presentación de resultados preliminares en un plazo corto, para posteriormente, una vez concluido el procesamiento de toda la información, difundir a través de una amplia gama de productos los resultados definitivos, ofreciendo a los usuarios distintas publicaciones en medios impresos, magnéticos y ópticos, con variedad de contenidos temáticos, niveles de detalle conceptual y desagregación geográfica. La divulgación de estos productos se realiza a través de distintos canales de distribución, con el propósito de facilitar a los usuarios el acceso a los mismos, ya sea para compra o para consulta.
Términos de uso | Contacto
Derechos Reservados © INEGI